Adult Stories Forum

Go Back   Adult Stories Forum Historias de sexo en español Anal

Reply
 
LinkBack Thread Tools Search this Thread Display Modes
DurumOffline
No Avatar
Uyarý:
Profil detaylarýný görmek için üye giriþi yapmalýsýnýz

Üyeliðiniz bulunmuyorsa Kayýt ol linkine týklayarak kayýt olabilirsiniz.

Mi tutor...

 
Post #1


Mi tutor...A mis once años, era un niño menudo, bajito, muy infantil; un pequeño que nunca había tenido ningún tipo de experiencias sexuales.En ese año descubrí que mi cuerpo llamaba un poco la atención de algunos hombres.Yo estudiaba en el centro de la ciudad, y a diario debía viajar de ida y regreso en bus a mi colegio.Estos buses siempre llenos eran el lugar preferido de señores adultos que gozaban del contacto de las chicas o de los niños y jóvenes.En ellos fui manoseado varias veces por diferentes tipos que se dieron gusto con mi trasero y con mis partes, o por lo menos lo que se puede disfrutar sobre la ropa.En estas ocasiones, me quedaba como congelado y permitía lo que fuera, luego me bajaba del bus y caminaba a casa o al colegio aun colorado de la vergüenza quizá.En el colegio, realmente no me iba nada bien, el cambio de la primaria al bachillerato me dio muy duro, de manera que me enviaron donde un tutor, el coordinador de un grupo de oración del que entre a formar parte.Quizá me había acostumbrado a la presión sexual de algunos adultos, así que desde el principio, me convertí en el centro de las atenciones del tutor. Muchos abrazos, una que otra palmada, regalos y trabajos extraclase en su oficina.Pasados cerca de dos meses, el tutor se había convertido, me solicito en mi gran amigo y confidente, de manera que cuando surgieron los cuestionamientos de orden sexual, parecieron muy espontáneos y adecuados a la confianza que nos teníamos.Hablamos de chicos y chicas, e mostró fotos de chicas desnudas inicialmente y luego de chicos. Hay surgieron cuestionamientos sobre mi, sobre mi cuerpo. Quiso probar sus teorías sobre no tener vergüenza de mi propio cuerpo, quitándose la ropa una tarde en su oficina.Me insto a tocarlo y a hacer lo mismo que el. Esa tarde no me sentí capaz, pero no tarde en compartir su desnudez.Aprendimos a tocarnos, nos masturbabamos, reiamos, nos bañabamos juntos. Sus frecuentes exploraciones con el dedo en mi ano, concluyeron en largas sesiones de exitación anal con dedos y lengua y me llevaron a aceptar que metiese su pene dentro mio. Hicimos cita para el fin de semana; el llamó a mis padres y aclaró la razón de mi necesaria presencia en el colegio, en fin de semana, ?ponerme al día en materias atrasadas y prepararme para los examenes?.El colegio era un desierto en sábado, así que entre y me dirigí a sus aposentos en el piso cuarto de la institución. Allí el me recibió en bata con un beso en la boca, el primero de muchos. Retiró su bata y dejó ver su completa desnudez. Al fondo una película porno gay y velas de olor. Me acercó a su cuerpo y me contó al oido su amor por mi. Comenzó a retirar lentamente mis vestidos hasta lograr mi desnudez. Bajo con su boca a mi pene y lo introdujo de una vez, mientras sus manos buscaban mi ano. Me sugirió que fuese muy inquieto con el, que lo tocase a cada momento. Sumiso como siempre, acabé en un 69 con su gran pene dentro de mi boca y mis dedos buscando alcanzar su ano. No faltaron las cremas para suavizar la penetración anal y un acostumbrador que ya había sentido dentro con anterioridad. Sentado en el suelo y recostado contra su cama, me colocó frente a el y me fue bajando lentamente hasta que su pene quedó en la entrada de mi ano. Hizo algún esfuerzo, pero mi dilatado ano le permitió su entrada sin mayores m*****ias. Algo de dolor quizá, pero sobre todo la sensación de estar lleno. Sus manos sujetaban mi cintura y mi cuerpo subía y bajaba cada vez a mayor velocidad. En unos instantes comencé a disfrutar, ahora ya sin temor y sin dolor alguno. Eyaculó con fuerza dentro mío y me hizo venir con una fuerza brutal. Nos abrazamos entre sollozos y me llevó de la mano al baño mientras aún yo tenía mi mano sobre los ojos, absorto por ese cúmulo de sensaciones que acababa de experimentar.Se hizo tarde y tuve que poner mi ropa en su lugar, nos abrazamos y besamos entre risas, y nos condujimos al parqueadero. Amablemente y como habíamos acordado previamente, me acerco a unas cuadras de mi casa. Al llegar, entre sonrisas otra vez tímidas -por lo menos de mi parte-, nos prometimos otro encuentro.Yo huía de mi tutor, me escondía en todas partes para evitar tener contacto con el. La verdad no sabía con precisión las causas de esto, quizá mi trasero adolorido, pero sobre todo la falta de certeza sobre la bondad de esta situación y la desventaja en la que me sentía.Pasaron algunos días, hasta semanas y no tuve noticia de el. Un viernes por la tarde apareció en la puerta del colegio a la hora de salida, me tomó suavemente por el hombro, me miró a los ojos y me dijo que mañana sábado, requería de mi ayuda. Yo quede mudo, y como siempre asentí. Fuimos a su oficina desde donde llamó a mi casa para explicar las razones de mi necesaria presencia en la institución el día siguiente.Al día siguiente, mad**gué y tomé camino al colegio, quizá con cara de pendejo que aún no atina a explicar la situación en la que se está envolviendo.Llegué muy a las 8 de la mañana y el me esperaba en la entrada del parqueadero como habíamos acordado. Me saludo muy amable y me condujo de nuevo a su aposento.Una vez allí, me entregó un pequeño regalo, un hermoso par de carros MatchBox. Agradecí efusivamente y el me tomó en sus brazos, diciéndome con voz pausada, que solo era por mi felicidad.Sin mas rodeos, me invito a desnudarme, con el ánimo de que tomara una ducha. Yo permanecí congelado y el se dispuso muy activo a despojarme de mis ropas. Me condujo al baño y me introdujo en una tina aún a medio llenar. El aroma de flores que emanaba de una vela, hacía marco a esta mi segunda vez. Se aseguró de que quedara a gusto y se retiró. Yo jugaba con mis nuevos carritos cuando el entró con una bata de baño y me pregunto si me incomodaba que me acompañara, yo de nuevo congelado, asentí con mi silencio.Se retiró la bata y se metió junto a mi, me abrazo tiernamente y comenzó a acariciarme aquí y allá, mas allá que aquí. Sus manos me recorrieron por completo y sentí una vergonzosa erección que el notó inmediatamente. Tomo mi pene con su mano y comenzó a masajearlo mientras su dedo comenzaba a juguetear con mi ano.Tratando de no soltarme, me levanto y con su boca tomó posesión de mi pene mientras sus ahora dos dedos hacían de las suyas en mi ano. En ese punto, yo me sentía vencido por el placer y me relajé. Tomo mi mano y la condujo a su gran pene, allí la puso a hacer su trabajo. Luego se sentó al borde de la tina y aprovechó mi exitación para acercar e introducir su pene en mi boca. Al principio no sentí gran agrado, pero pronto me dejé llevar y lo hice gemir de placer.Mi cabeza daba vueltas, realmente estaba fuera de mi. Alcanzaba a distinguir que eran tres dedos ahora los que atacaban mi ano, cuando se sentó dentro de la tina, me puso de espaldas, destapó un tarrito transparente de vidrio del que extrajo un líquido viscoso, que fue poniendo en mi ano y en su pene.Me fue sentando en sus piernas mientras me daba la vuelta para quedar finalmente sentado de frente a el, hasta que su pene alcanzó la entrada de mi ano. De inmediato, sentí que comenzaba a penetrarme suavemente, entraba y salía muchas veces ganando terreno, para evitarme sentir algún dolor.No tardé en estar totalmente penetrado y en una acalorada relación sexual. Tomado de la cintura, subía y bajaba a un ritmo muy veloz. En medio de todo el me besaba, y aunque no me agradaba del todo, no sabía como decirle que no. Además estaba realmente gozando y me sentía atacado por corrientazos de placer.Me levantó y me puso en cuatro al borde de la tina, el se acercó rápidamente por detrás y me penetró de una sola vez. Me sentí lleno y muy a gusto en esta posición. No fueron muchos los momentos que transcurrieron antes de que me viniese copiosamente en medio de espasmos, mientras el seguía penetrándome ahora casi con furia. Pasados pocos instantes de mi eyaculación, me sentí inundado por dentro, su semen me llenaba mientras el gemía de placer.Cuando todo termino, estábamos exhaustos, sentados dentro de la tina abrazados, sin decir palabra.Suavemente, el comenzó a bañarme el pene y el ano. Me agradeció, yo asentí y salí de la tina buscando una toalla.Aún confundido como en la mañana, ahora me preguntaba, el porque lo había disfrutado tanto y porque no dudaba que volveríamos a encontrarnos desnudos y jadeantes en su tina...
06-02-2021, at 11:25 PM
Alýntý
Reply

Thread Tools Search this Thread
Search this Thread:

Advanced Search
Display Modes



Powered by vBulletin® Version 3.8.11
Copyright ©2000 - 2021, vBulletin Solutions Inc.
izmir escort poker oyna poker oyna poker oyna poker oyna poker oyna gaziantep escort bayan gaziantep escort seks hikayeleri ankara escort konyaaltý escort izmir escort